ESNOTICIA

Lleida toma la Diagonal en un nuevo pulso soberanista

Firma
  • X.SANTESMASSES
Actualizada 12/09/2018 a las 16:58
Los tramos de Ponent estaban situados en la entrada de la ciudad hasta la plaza Francesc Macià || La cultura popular puso el tono festivo al acto

ANNA GELI (TWITTER)

Miles de lleridanos llenaron ayer por la tarde una parte de la Diagonal de Barcelona en una nueva jornada festiva y reivindicativa cargada de color y de calor humano en la que participaron numerosos grupos y asociaciones de la cultura popular. El tono positivo no escondió, sin embargo, un pensamiento generalizado entre muchos manifestantes: “Esta no será la última Diada reivindicativa”, “la cosa va para largo”, “tendremos que tomar muchas veces la calle para que nos entiendan”. La mayoría de los leridanos se concentraron entre los tramos 7 y 11, si bien los del Alt Urgell, como invitados de honor de la Diada, estaban al frente de la ola sonora reivindicativa en el tramo 0. Ir por la Diagonal, desde el Corte Inglés hasta la plaza de Francesc Macià, se convirtió en un paseo entre leridanos, procedentes del Pla d’Urgell, en el tramo 7; el Urgell y la Segarra, en el 8; del Segrià y la Noguera, en el 10; y del Pallars Jussà, Pallars Sobirà, Alta Ribagorça y Val d’Aran, en el 11. La gente fue llegando pronto, de forma escalonada. En la autovía A-2 decenas de motos decoradas con numerosos símbolos independentistas salieron de las comarcas de Lleida en dirección a Barcelona. Marcaban el camino hacia la manifestación de la Diada y animaban con el cláxon y su saludo a los conductores de los turismos. Se concentraron en El Bruc, donde fueron muchos los que pararon para hacerse una foto e inmortalizar el instante para subirlo a las redes sociales. A media mañana los coches, las motos, los autocares e incluso decenas de tractores de la zona del Maresme y el Vallès fueron llegando a Barcelona para localizar su tramo en la avenida Diagonal y aguardar hasta las 17.14 horas, cuando tuvo lugar la llamada Ola Sonora con la que se pretendió tumbar el muro que obstaculiza el anelo soberanista. El objetivo de la manifestación era también claro y unánime: reivindicar el mandato del referéndum del 1 de octubre, es decir, la República Catalana, y exigir la libertad para los independentistas presos y los del exilio. Algunos vecinos mostraron incluso indignación. Uno de ellos, de Cervera, se puso a llorar mientras manifestaba que “hoy no estamos todos”. La mayoría de manifestantes llevaban la camiseta de este año de la ANC si bien algunos lucieron la fluorescente del año pasado. Algunos manifestaron que habían decidido asistir al acto a última hora y no encontraron camisetas en las tiendas y paradas que se habían instalado en los lados de la avenida Diagonal. Entre los primeros en llegar procedentes de las comarcas de Ponent se encontraba un grupo de Montoliu de Lleida, que buscaba el mejor sitio para no perderse nada de la concentración. Sobre las 13.30 horas los manifestantes empezaron a resguardarse del sol para tomar un tentempié como fue el caso de un grupo de vecinos de Lleida y Rosselló, que explicaron que para no quedarse sin fuerzas compraron un bocadillo en un restaurante de Torrefarrera, conocido por sus sandwich tamaño XL. Los que optaron por ir de restaurante no pudieron escapar de las largas colas que llenaban los establecimientos de la zona, la mayoría registraron inacabables colas que llegaban hasta el exterior.

Etiquetas
© SEGRE Calle del Riu, nº 6, 25007, Lleida Teléfono: 973.24.80.00 Fax: 973.24.60.31 email: redaccio@segre.com