POLÍTICA CARGOS

Grandes bancos quieren fichar a Sáenz de Santamaría

Firma
  • AGENCIAS
Actualizada 12/09/2018 a las 10:04
La ley de incompatibilidad le obliga a estar 2 años fuera de empresas sobre las que decidió || Es abogada del Estado

L'exvicepresidenta del Govern Sáenz de Santamaría.

EFE

El abandono de Soraya Sáenz de Santamaría de la primera línea política, incluido su escaño en el Congreso, ha disparado el interés de empresas del Ibex, encabezados por los bancos Santander y al BBVA, por su posible fichaje. Sin embargo, los altos cargos no pueden trabajar en empresas privadas “afectadas por decisiones en las que hayan participado” durante los dos años siguientes a su cese, según la ley que regula las incompatibilidades de los cargos públicos. En el caso de Santamaría, vicepresidenta del Gobierno de Mariano Rajoy, esa incompatibilidad afecta a casi todas las áreas y a casi todas las empresas. Especialmente a los bancos, ya que estuvo al frente de la comisión delegada de asuntos económicos que gestionó el rescate del sistema bancario español.

La exvicepresidenta, entonces, podría reincorporarse al cuerpo de abogados del Estado, del que lleva en excedencia desde que la fichó Mariano Rajoy como asesora jurídica en el año 2000. Algunas fuentes apuntan a que pedirá una nueva excedencia y se tomará un descanso.

 


Le exvicepresidenta podría tener ofertas del Santander y del BBVA encima de la mesa.

 

También podría pedir la indemnización o pensión que durante los dos años posteriores a su cese pueden percibir los altos cargos de la Administración, que funciona como una especie de compensación por el hecho de no poder trabajar en la empresa privada.

Si pese a ello Santamaría intentase dar el salto, la Oficina de Conflictos de Intereses, dependiente del ministerio de Política Territorial y Función Pública, sería la encargada de decidir si lo permite. Esta oficina, criticada por el Tribunal de Cuentas por su laxitud, autorizó el 98 por ciento de los pasos a la privada de altos cargos en 10 años.

Por otro lado el líder del Partido Popular, Pablo Casado, admitió ayer que la marcha de la exvicepresidenta del Gobierno fue una mala noticia, y añadió que cuando conoció su decisión, no le ofreció ningún puesto distinto a los que ya le había propuesto con anterioridad, y ella tampoco le pidió nada a cambio.

Etiquetas
© SEGRE Calle del Riu, nº 6, 25007, Lleida Teléfono: 973.24.80.00 Fax: 973.24.60.31 email: redaccio@segre.com