EDITORIAL

Materias peligrosas

Firma
  • SEGRE
Actualizada 29/08/2018 a las 13:58
Una decena de trabajadores de una empresa de Torre-serona tuvieron que ser atendidos ayer por el Sistema d’Emergències Mèdiques (SEM) afectados por inhalar amoníaco en una fuga. Seis de los heridos por inhalación fueron trasladados al hospital Arnau de Vilanova y un total de 60 personas fueron desalojadas.

Esta es la segunda emergencia por materias peligrosas que se produce este agosto en las comarcas de Lleida, tras el escape de ácido clorhídrico de la madrugada del día 19 y que obligó a desalojar a 1.500 jóvenes de una discoteca, y la tercera del verano después de que a finales de julio otro escape de amoniaco, en esta ocasión en la Cooperativa de Guissona, obligara a activar la alerta Plaseqcat, el Plan de Emergencia Exterior del Sector Químico de Catalunya. Hay que felicitarse de que en ninguno de estos casos se produjeran heridos de gravedad ni afectación del entorno natural, pero ha de servir de toque de atención para comprobar si los protocolos de seguridad, tanto de las propias empresas como los que son competencia de las administraciones, requieren ser revisados.

Es evidente que el riesgo cero no existe pero, como siempre es mejor prevenir que curar, harán bien las conselleries de Empresa, Transporte y las que correspondan de revisar los actuales protocolos.

Un historiador universal
El historiador y profesor emérito de la Universitat Pompeu Fabra Josep Fontana falleció ayer a los 86 años de edad. Nacido en la capital catalana el 20 de noviembre de 1931, se licenció en Filosofía y Letras por la Universidad de Barcelona y fue discípulo de Jaume Vicens Vives, Ferran Soldevila y Pierre Vilar.

Fontana es sin duda uno de los historiadores catalanes contemporáneos de más prestigio internacional y sus libros, al igual que su dedicación a la enseñanza, le otorgan un legado de primer nivel. Además, fue un hombre comprometido con su país y tras ser expulsado de la Universidad por el franquismo trabajó en la Gran Enciclopèdia Catalana.

Fue sobre todo un defensor de la utopía y combatió como pocos la desesperanza. Leer su obra es el mejor homenaje que puede hacerle la ciudadanía.

Etiquetas
© SEGRE Calle del Riu, nº 6, 25007, Lleida Teléfono: 973.24.80.00 Fax: 973.24.60.31 email: redaccio@segre.com