ESNOTICIA

La prohibición del móvil a los alumnos se generaliza en los institutos de Lleida

Firma
  • J.MARTI/S.ESPÍN
08/09/2018 a las 05:20
Muchos solo permiten su uso en el centro en actividades didácticas que lo requieren

Alumnes sense mòbils a l’hora de l’esbarjo de l’institut Torre Vicens de Lleida.

SEGRE

Cada vez son más los institutos de Lleida que prohíben que los alumnos de ESO lleven su teléfono móvil al instituto, a no ser que sea necesario para alguna actividad didáctica. Primero restringieron su uso a algunas zonas de los centros, pero actualmente ya son muchos los que han optado por vetarlos en todas las instalaciones.

Los adolescentes viven actualmente literalmente ‘enganchados’ a sus teléfonos móviles y, precisamente por eso, la prohibición de que los alumnos los usen o incluso los lleven a los institutos está aumentando de manera exponencial en Lleida. En Francia, la Asamblea Nacional prohibió su uso en colegios e institutos a partir de este curso y en España el Gobierno se plantea seguir su ejemplo mientras que la Generalitat rechaza esta posibilidad y argumenta que pueden usarse con fines pedagógicos (ver desglose lateral). En todo caso, por el momento cada centro tiene autonomía para decidir en este sentido y cada vez son más los que se suman a la prohibición. Por ejemplo, el nuevo instituto de Mollerussa, el único que Lleida estrena este curso, lo hará libre de móviles, ya que su dirección ha decidido prohibir a sus alumnos que los lleven en el centro, informa Joan Gómez. El Joan Oró de Lleida es otro de los que ha decidido prohibir su uso a todos los alumnos de ESO. Su directora, Emma Carreras, destaca que si necesitan llamar fuera pueden utilizar los teléfonos del centro, por lo que no precisan el móvil a menos que lo pida un profesor para alguna actividad educativa. “Hemos decidido ser estrictos y hemos pedido la colaboración de las familias para que no lo lleven”, indicó, y añadió que adoptan esta medida para mejorar la socialización. En el instituto Torre Vicens de Lleida también vetaron los móviles hace un tiempo a los alumnos de primer ciclo de ESO y en el instituto La Mitjana de Pardinyes a todos, y si les ‘pillan’ con él en clase, se lo requisan y se exponen a una sanción. En el Ronda deben dejarlo en la taquilla si lo llevan al instituto y solo está permitido utilizarlo bajo supervisión docente en actividades de clase que así lo requieran. El instituto L’Olivera de La Granadella también incluyeron hace un tiempo en sus normas de organización la prohibición de los móviles “porque comportaban una gran problemática”. Por esta razón, informan a las familias de estudiantes de ESO de que no pueden utilizar los móviles en el centro, ni hacer fotografías ni grabar vídeos y solo autorizan llevarlos en casos puntuales en los que son necesarios.

En el Alt Urgell, la mayoría de centros tienen prohibido su uso desde hace tiempo informa C. Sans. Es el caso del instituto Aubenç de Oliana, el colegio concertado La Salle y el instituto La Valira, ambos en La Seu. La directora de La Valira, Ester Sanz, explicó que los móviles están vetados , “a excepción de usos pedagógicos bajo la supervisión del profesorado”. Recomiendan a los estudiantes que no los traigan al centro y, en caso de hacerlo, que los depositen en sus taquillas bajo llave. “Cuando prevemos que los utilizarán para algún taller o en una excursión, les avisamos el día antes”, indicó Sanz, que aseguró que esta medida “favorece que a la hora del patio los alumnos jueguen y se comuniquen entre ellos”. Por su parte, el instituto Joan Brudieu de La Seu también aconseja no llevar móviles, aunque permite utilizarlos en el recreo. Es lo mismo que hacen en Maristes de Lleida para los alumnos de primero y segundo de ESO y en el instituto Guindàvols, donde este curso han decidido ser más estrictos en la aplicación de las normas de uso y han instalado carteles informativos que las detallan.

El Estado plantea desterrarlos de las aulas y Enseñanza lo rechaza

El Gobierno español se plantea seguir el ejemplo de Francia, que ha desterrado los móviles de las aulas para todos los alumnos de entre 6 y 16 años. “Tenemos demasiados adolescentes adictos a la tecnología. Hay que reflexionar sobre si el tiempo escolar debe estar libre de esta adicción”, apuntó la ministra de Educación, Isabel Celaá. En cambio, el conseller de Enseñanza, Josep Bargalló, es contrario a esta posibilidad. En este sentido, ayer recordó al Gobierno central que esta cuestión ya fue debatida y que se acordó que sería cada centro el encargado de regular el uso de estos aparatos. “El Consell Escolar de Catalunya dictaminó que era positivo si era con fines educativos y si está regulado por el centro”. Anadió que no quieren “dar la espalda” a los avances tecnológicos y recordó que las competencias en materia de enseñanza están en manos de la Generalitat.

Etiquetas
© SEGRE Calle del Riu, nº 6, 25007, Lleida Teléfono: 973.24.80.00 Fax: 973.24.60.31 email: redaccio@segre.com